29 diciembre, 2013

Sagrada Familia de Jesús, María y José.


La familia de Jesús

En el evangelio de este domingo aparece la solicitud de José, su sensibilidad atenta a la voz de Dios, su prontitud para seguir las indicaciones divinas. Pero su figura está al servicio del misterio de Jesús. 

En este texto, Jesús se nos muestra, ya desde niño, perseguido y rechazado por los poderosos, parte de una familia pobre y sufrida que debe emigrar para escapar de la violencia y la persecución. 

La imagen de José tomando “de noche al niño y a su madre y huyó a Egipto”, no muestra ciertamente a una familia poderosa, respetada por la sociedad, sino una familia que simboliza a todas las familias despreciadas y relegadas por el mundo del dinero y la apariencia, a todas las familias desamparadas y abandonadas. 

De hecho, este Jesús que debe huir a Egipto, exiliado ya desde niño, y desde allí vuelve a su tierra, está representando la suerte de todo su pueblo pobre, sufriente y peregrinante. Por eso Mateo aplica a Jesús la cita de Oseas 11, 1, que se refería al pueblo judío: “De Egipto llamé a mi hijo”. 

Jesús y su familia no se nos presentan entonces como un pequeño grupo de privilegiados que se aíslan de la multitud para llevar una vida más serena y más fácil, liberada de las perturbaciones del mundo, sino como una familia plenamente integrada en su pueblo, solidaria con los sufrimientos de los más pobres, corriendo la misma suerte angustiante de ese pueblo oprimido. 

La vida familiar de Jesús ilumina nuestra vida en familia.


El Evangelio para este domingo:



Boletín semanal de la diócesis de Punta Arenas
















24 diciembre, 2013

CELEBRANDO NAVIDAD 2013


Un niño nos ha nacido un hijo se nos ha dado

La Navidad es ante todo el nacimiento de un niño. Es la celebración de una nueva vida humana. Ciertamente es un Niño muy especial, es Dios hecho Niño. Pero en esta noche para llegar a Dios hemos de pasar por el Niño, por la condición humana que asumió, por su humano nacer en un ámbito tan sencillo, que en su sencillez pasa desapercibido en la tierra en la que nace: ha de ser proclamado por los ángeles. Los ángeles anuncian a los sencillos pastores el nacimiento de un “Salvador, del Mesías, del Señor”, pero en un contexto nada indicado para quien así era titulado. Todos esos títulos pertenecen a esa pobre criatura que nace entre pajas en un pesebre. Los ángeles proclaman la gloria de Dios, mientras que quizás los pastores deslumbrados y a la vez sorprendidos van a cerciorarse de lo anunciado. Serán los primeros que rindan tributo al Niño y los primeros predicadores de quién era ese Niño. Necesitaron la fe para ver en el Niño al Salvador, al Mesías al Señor. Creyeron y dieron gloria a Dios, como lo habían hecho los ángeles.


Nuestra acogida al Niño. La ternura.

Ese ámbito de lo sencillo es el ámbito también de la ternura. Ternura es lo que desprende siempre el Niño. La perciben María y José, la perciben los pastores, debemos percibirla nosotros. La ternura nos dignifica, es amar sin más, desde lo hondo del ser. En Navidad todos nos hacemos un poco niños, nuestros posos infantiles afloran a la superficie: somos capaces de jugar con los juguetes de los niños, de ver las películas que ellos ven, sentimos la necesidad del calor afectivo de otros/as. Nos volvemos tiernos. Ojalá sea así. La ternura no es un retroceso a épocas pasadas de la vida, supone aflorar lo mejor que hay en nosotros: cambiar nuestra mirada inquisitiva, sabidilla, censuradora, con flecos de superioridad, por la del amor, por la mirada de quien se ve uno más entre los otros, débiles como ellos, necesitado de calor afectivo y capaz de darlo. La ternura es fruto de la inteligencia que descubre nuestra verdad, y del amor en su estado más puro y más sencillo y… más generoso, el amor de quien, ante el cuidado o la caricia al niño, sólo espera de él su sonrisa.

La ternura es hacerse niño como lo entendía Jesús. De ellos es el reino de los cielos. Niño se hizo Dios para entrar en nuestro “reino”… para que fuera el de los cielos. Como niño hay que hacerse para entrar en el Reino de Jesús. A los niños Dios les ha revelado el misterio, no a los sabios y entendidos. También el misterio de la Navidad. Niños hemos de hacernos para entender y vivir y celebrar la Navidad. En nosotros ha de nacer el niño que somos.


Luz en la noche.

Misa en medio de la noche, como el anuncio a los pastores. La noche que puede aludir a momentos de oscuridad en nuestra vida, que quizás estos días se viven más profundamente; por el recuerdo de las ausencias de quienes en otras Nochebuenas estuvieron presentes; pero noche iluminada por la luz que viene del cielo y nos hace descubrir la gloria de Dios en un Niño recién nacido. Es la misa del triunfo de la esperanza, sobre la frustración, de la alegría sobre el dolor. Es la noche de Dios con nosotros.


El nacimiento de Jesús, según san Lucas... 

puedes escucharlo aquí.




















22 diciembre, 2013

DOMINGO 4° DE ADVIENTO


¡EMMANUEL, DIOS CON NOSOTROS!

Dios está con nosotros. Dios está en medio de nosotros. 

En Jesús, Dios es uno de nosotros. Dios en forma humana vive en medio de nosotros y viene para hacernos real y plenamente humanos en el modo que Dios se propuso; y quiere que seamos total y perfectamente humanos.


Aquí está Jesús, nuestro modelo de profunda humanidad. Solamente tenemos que mirarle y dejar que él nos modele y nos forme con su Espíritu. 

Entonces nosotros también seremos completa y totalmente hijos e hijas de nuestro Dios bondadoso. Éste es el formidable mensaje de hoy. 

Percibamos a Jesús aquí en medio de nosotros. Que su palabra y su eucaristía nos transformen, y que lleguemos a ser carne de su carne y sangre de su sangre.


EL EVANGELIO DE ESTE DOMINGO












16 diciembre, 2013

VOLVIERON A SUS ISLAS LOS FISCALES DE CHILOÉ


Con una semana de experiencias atesoradas, retornaron al Archipiélago los 34 Fiscales que peregrinaron a nuestro santuario acompañados por el Pbro. Rector del santuario de Caguach, Don Arturo Mansilla G., por Don Milton Díaz G., cura vicario de la Parroquia de Quellón, y Sor Eulalia Mansilla M., religiosa franciscana de la Comunidad de Castro.


Con Vigilia y Eucaristía se despidieron los fiscales de Chiloé que peregrinaron al santuario de Jesús Nazareno en Punta Arenas.


El sábado 14, por la tarde, se realizó la despedida de los 37 peregrinos que vinieron desde Chiloé a compartir la espiritualidad nazarena con la Comunidad del Santuario patagónico y con la Comunidad María de Nazaret en Río Gallegos.


La Vigilia armonizó los momentos litúrgicos y gastronómicos: a las 17.00 horas los visitantes agasajaron a los dueños de casa con una once en que se intercambiaron recetas antiguas y nuevas para elaborar la papa.


A las 18.00 horas se inició el canto de las I Vísperas del domingo tercero de adviento presididas por el rector del santuario puntarenense. 


A las 18.45 correspondió presidir al rector del santuario de Caguach el canto de alabanzas y gozos marianos conservados en la memoria de los fiscales visitantes. 


A las 19.30 fue el turno del Vicario de Quellón que, con sabias exhortaciones concatenó la recitación y cantos de versos tradicionales dedicados a Jesús Nazareno en los misterios de su Pasión y Muerte en cruz. 


El Equipo de Comunicaciones del santuario registró cada una de las etapas celebrativas.


La concelebración eucarística presidida por el rector del santuario de Caguach fue el momento álgido de la vigilia, expresión de la alta estima que las iglesias de Chiloé y Magallanes tienen por la tradición y la religiosidad popular.


Con intercambio de regalos se desarrolló, más tarde, la cena de despedida con la abundancia de fraternidad y de bienes de Dios que solo en las mesas de los pobres es dable conocer.


Todos agradecidos, los viajeros se marcharon en la mañana del domingo 15, cargados de emociones y reconocidos de la hospitalidad, virtud cristiana y chilota que brilló en las casas de las familias que los alojaron y atendieron durante una semana.







15 diciembre, 2013

DOMINGO 3° DE ADVIENTO


No Habrá Pobres entre Ustedes

Entre los principales signos que Jesús cita sobre su identidad como el esperado Mesías está el siguiente: él llevó la Buena Nueva de salvación a los pobres. 

Los profetas del Antiguo Testamento habían dicho que el Salvador haría eso precisamente. 

Incluso la Ley había dicho ya anteriormente: “No habrá pobres entre ustedes”. 

Los pobres eran la gran preocupación de Jesús. Nosotros somos discípulos de Jesús. ¿En qué medida alcanzamos fraternalmente a los pobres, como Jesús? ¿Cuántos pobres hay todavía entre nosotros? 

Pidamos a Dios en este domingo que nos haga conscientes de la pobreza que nos rodea, y que nos haga signos vivientes de su presencia bondadosa para los pobres.


Para escuchar el evangelio de este domingo.
Hacer clic en el vídeo.






Enlaces a otros servicios de nuestro Equipo de Comunicaciones:












01 diciembre, 2013

DOMINGO 1° DE ADVIENTO


¡EL SEÑOR VIENE!


Una persona de fe es una persona de esperanza. 

Como cristianos no podemos vivir sin soñar, sin ideales que nos inspiren y que incluso nos impacienten a veces. 

El mensaje de este Primer Domingo de Adviento nos habla del sueño de Dios con respecto a nuestro mundo. 

Este mundo está destinado a la paz y la justicia.

Sucederá este sueño feliz cuando la luz de Cristo brille sobre él. 

Dios escribirá este futuro solamente con la ayuda de los hombres.

¿Estamos despiertos y dispuestos a hacer llegar la luz y la paz de Cristo a este nuestro mundo de hoy y a transformarlo en el mundo de mañana soñado por Dios?


Si quieres escuchar el Evangelio de este domingo 
haz CLICK en este vídeo.


24 noviembre, 2013

SOLEMNIDAD DE JESUCRISTO REY DEL UNIVERSO


Reinando desde una Cruz

Hoy cerramos el año litúrgico, año de la Iglesia,  con la solemnidad de Cristo Rey. A través de todo este año hemos contemplado con nuestros ojos el nacimiento, la vida, el mensaje, la muerte y la resurrección de Jesús.

La liturgia de hoy resume algunos aspectos clave de por qué Jesús vino a vivir entre nosotros.

Murió en la cruz por nosotros para mostrarnos toda la profundidad del amor de Dios, su ilimitada misericordia con los pecadores, la promesa del paraíso para el criminal crucificado, la gracia de Dios que nos acepta como hermanos y hermanas de Jesús e hijos y herederos del Padre.


Con Jesús damos gracias ahora al Padre por concedernos perdón y vida.

El crudo Evangelio para este domingo...
(No dejes de escucharlo)






















17 noviembre, 2013

DOMINGO 33° DEL TIEMPO ORDINARIO


No quedará piedra sobre piedra.

Es la última visita de Jesús a Jerusalén. Algunos de los que lo acompañan se admiran al contemplar la belleza del templo. Jesús, por el contrario, siente algo muy diferente. Sus ojos de profeta ven el templo de manera más profunda: en aquel lugar grandioso no se está acogiendo el reino de Dios. Por eso, Jesús lo da por acabado: Esto que contempláis, llegará un día en que no quedará piedra sobre piedra: todo será destruido.

De pronto, sus palabras han roto la insensibilidad y el autoengaño que se vive en el entorno del templo. Aquel edificio espléndido está alimentando una ilusión falsa de eternidad. Aquella manera de vivir la religión sin acoger la justicia de Dios ni escuchar el clamor de los que sufren es engañosa y perecedera: todo aquello será destruido.

Las palabras de Jesús no nacen de la ira. Menos aún, del desprecio o el resentimiento. El mismo Lucas nos dice un poco antes que, al acercarse a Jerusalén y ver la ciudad, Jesús se echó a llorar. Su llanto es profético. Los poderosos no lloran. El profeta de la compasión sí.

Jesús llora ante Jerusalén porque ama la ciudad más que nadie. Llora por una «religión vieja» que no se abre al reino de Dios. Sus lágrimas expresan su solidaridad con el sufrimiento de su pueblo, y, al mismo tiempo, su crítica radical a aquel sistema religioso que obstaculiza la visita de Dios: Jerusalén (la ciudad de la paz!) no conoce lo que conduce a la paz porque está oculto a sus ojos.

La actuación de Jesús arroja no poca luz sobre la situación actual. A veces, en tiempos de crisis, como los nuestros, la única manera de abrir caminos a la novedad creadora del reino de Dios es dar por terminado aquello que alimenta una religión caduca, pero no genera la vida que Dios quiere introducir en el mundo.


Dar por terminado algo vivido de manera sacra durante siglos no es fácil. No se hace condenando a quienes lo quieren conservar como eterno y absoluto. Se hace llorando pues los cambios exigidos por la conversión al reino de Dios hacen sufrir a muchos. Los profetas denuncian el pecado de la Iglesia llorando.

Escuchemos el Evangelio de este domingo:





BOLETÍN DE LA DIÓCESIS DE PUNTA ARENAS












10 noviembre, 2013

DOMINGO 32° DEL TIEMPO ORDINARIO


DIOS DE LOS VIVIENTES

Ninguna creencia, ninguna doctrina de fe es tan fundamental para nosotros cristianos como la de creer que Jesús, nuestro Señor, resucitó de entre los muertos y vive para siempre.

Juntamente con esto está nuestra fe  -que para la gente pragmática de nuestra época parece mucho más difícil de aceptar-   en que después de nuestra muerte nosotros también  resucitaremos a una nueva vida.

Somos el pueblo de un Dios de vida. Somos el pueblo de la resurrección. Somos el pueblo que espera un futuro infinito de felicidad, alegría y amor.

Expresamos esta fe, tranquila pero firme, al reunirnos, cada domingo, alrededor de nuestro Señor resucitado.

Pidamos al Padre del cielo que afiance y fortalezca esta nuestra fe:

Oh Dios, fuente de vida:
Tú nos has creado para la vida, el amor y la alegría.
Ya que tomamos parte también en la cruz de Jesús,
en las penas y dolores de la vida,
mantén viva nuestra esperanza
de que tu amor fiel tendrá la palabra final
y de que la vida vencerá a la muerte
porque tú has resucitado a Cristo de entre los muertos.
Danos un anhelo firme y una fe inquebrantable
en que tú nos resucitarás con él;
y haz que esta convicción sea nuestra fuerza

cada día de nuestra vida. Por Jesucristo nuestro Señor. Amén. 


El Evangelio para este domingo.








03 noviembre, 2013

DOMINGO 31° DEL TIEMPO ORDINARIO


ESA FELICIDAD... ¡IMPOSIBLE DE COMPRAR!

Hay personas que siguen buscando valores más elevados en la vida. 

Quizás uno se sienta satisfecho solamente a medias con la clase de vida que está llevando, o se sienta culpable por su modo de vida. 

El evangelio de hoy nos muestra a Zaqueo, un hombre pequeño, física y moralmente, que va en busca del Señor.  

Para sorpresa de Zaqueo, Jesús adivina el hambre espiritual en el corazón de este hombre y se dirige a él. 

Jesús desea encontrarse con Zaqueo. Si nosotros reconocemos humildemente nuestra pequeñez, el Señor se nos revelará y se invitará a sí mismo a caminar y a quedarse con nosotros. 

Desde nuestra pequeñez, Jesús Nazareno nos hará grandes en amor y en bondad.

Escucha AQUÍ el Evangelio para este domingo:






También te ofrecemos compartir un rato del domingo



01 noviembre, 2013

SOLEMNIDAD DE TODOS LOS SANTOS


VIERNES 1 DE NOVIEMBRE DE 2013
SOLEMNIDAD DE TODOS LOS SANTOS


“Alégrense y regocíjense entonces,
porque ustedes tendrán una gran recompensa en el cielo”


Los primeros cristianos quisieron reservar un día para la celebración de tantos mártires anónimos, que habían sido acogidos en el cielo por Aquel por quien dieron su vida. 

Surgió así la fiesta de Todos los santos. 

Hoy recordamos no sólo aquellos primeros mártires, sino tantos y tantas hijos e hijas de Dios a lo largo de la historia Dios les ha premiado con el cielo. 

El día de Todos los Santos es la fiesta de la Iglesia triunfante.

Escuchemos en este día el Evangelio 
de las Bienaventuranzas según san Mateo.

27 octubre, 2013

DOMINGO 30° DEL TIEMPO ORDINARIO


El fariseo, en vez de confrontarse con Dios y con él mismo, se confronta con el pecador; aquí hay un su vicio religioso radical. 

El pecador que está al fondo y no se atreve a levantar sus ojos, se confronta con Dios y consigo mismo y ahí está la explicación de por qué Jesús está más cerca de él que del fariseo. El pecador ha sabido entender a Dios como misericordia y como bondad. 

El fariseo, por el contrario, nunca ha entendido a Dios humana y rectamente. Éste extrae de su propia justicia la razón de su salvación y de su felicidad; el publicano solamente se fía del amor y de la misericordia de Dios. El fariseo, que no sabe encontrar a Dios, tampoco sabe encontrar a su prójimo porque nunca cambiará en sus juicios negativos sobre él. 

El publicano, en cambio, no tiene nada contra el que se considera justo, porque ha encontrado en Dios muchas razones para pensar bien de todos. 

El fariseo ha hecho del vicio virtud; el publicano ha hecho de la religión una necesidad de curación verdadera. Solamente dice una oración, en muy pocas palabras: “ten piedad de mí porque soy un pecador”. 

La retahíla de cosas que el fariseo pronuncia en su plegaria han dejado su oración en un vacío y son el reflejo de una religión que no une con Dios.


EL EVANGELIO DE ESTE DOMINGO


20 octubre, 2013

DOMINGO 29° DEL TIEMPO ORDINARIO


La Oración: Aliento de Vida

¿Ponemos nuestra vida misma en nuestra oración, o bien sólo recitamos fórmulas, aunque estemos de acuerdo con sus contenidos?

Ojalá pudiéramos expresar en oración lo que vivimos, vocear nuestras miserias, y gritar nuestras alegrías, persistir orando, sin cejar, insistiendo, contra todos los pronósticos, porque nuestra oración es contra todos los pronósticos, y porque la vida misma depende de ella, como también depende la vida de justicia y amor en el mundo.


Este domingo pidamos de nuevo a Jesús: “¡Señor, enséñanos a orar!”  y  unamos nuestras súplicas a las de él. 


EL EVANGELIO DE ESTE DOMINGO 

13 octubre, 2013

DOMINGO 28° DEL TIEMPO ORDINARIO


¡MUY AGRADECIDO, MUY AGRADECIDO, MUY AGRADECIDO…!

Nosotros apreciamos mucho a las personas agradecidas.

¿Y, a veces, no nos olvidamos nosotros mismos de agradecer?

Muchos, por desgracia, se olvidan del Señor. Miremos todo lo que debemos a Dios: nuestra vida, nuestro cuerpo con sus ojos para ver las maravillas de la naturaleza y nuestros oídos para oír los cantos de la creación. Tenemos en nuestro entorno tanta belleza y tanta buena gente a quien apreciar y amar. Y, sobre todo, Dios mismo se nos ha hecho cercano y ha venido a nosotros en Jesús. Él nos trajo continuo perdón y la capacidad de perdonar y de amar.

Este domingo, gritando a todo pulmón, demos gracias y alabanza a Dios. 

EL EVANGELIO DE ESTE DOMINGO

Lucas 17, 11-19

06 octubre, 2013

FALLECIÓ LA SEÑORA FRANCISCA


FALLECIÓ DOÑA FRANCISCA UNQUÉN UNQUÉN

Co-fundadora de la Comunidad de Jesús Nazareno.
Sus restos serán velados desde la tarde del lunes en el santuario que propició.

Nació en octubre de 1933 en la isla de Caguach. Sus padres fueron don Juan Antonio Unquén y la señora Sara Unquén. Hermanos de la señora Francisca son: Francisco, Miguelina y José.

No fue al colegio, por motivos de distancia, su mamá le enseñó a leer; más tarde trabajó como cocinera en la escuela “del estero” en Caguach.

Migró a Punta Arenas el año 1965.

En Punta Arenas trabajó en planchado, lavado, como asesora del hogar. Después en una pesquera de la familia Camelio.

Casó en primeras nupcias con don José Orlando Caidane con quien tuvo 5 hijos: Norma, Raúl, Pedro Nolasco, José Reinaldo y Rosa Noelia.

Con su segundo marido, don Juan Levín, tuvo dos hijos: Javier y Daniela.

Vivió varios años en la calle Junta de Gobierno junto a sus hijos, hoy vive con Daniela por motivos de salud.



Doña Francisca y su hermano Francisco, acogieron la propuesta del obispo Tomás González Morales que, a través del Departamento de Migraciones, les invitó a congregarse y a revivir en Magallanes la tradición católica de Chiloé. Así, buscando personas provenientes de Caguach, fundaron la comunidad de Jesús Nazareno, iniciaron la novena en su casa y a medida que aumentaban los adherentes fueron trasladándose a la capilla santo Cura de Ars y más adelante a la sede parroquial de Nuestra Señora de Fátima.

En esta última sede Doña Francisca fue rezadora y fiscala, Coordinadora y Patrona de la imagen, tallerista y artesana, promotora de levantar un santuario propio de Jesús Nazareno.

La Comunidad del santuario de Jesús Nazareno admira, agradece y destaca la perseverancia de la señora Francisca Unquén U. que, verdadera discípula misionera, siempre ha caminado con la comunidad que inició, buscando que su Señor sea conocido y amado no obstante las dificultades que la devoción ha encontrado en el camino.

La señora Francisca ha sido bendecida, viendo germinar la semilla que plantó: un nuevo santuario está surgiendo en nuestra tierra, fuente de gracias para los que conocen a Jesús Nazareno. En los cimientos está la iniciativa y el empeño de una mujer del pueblo, “Doña Pancha”, su carácter tesonero y la comprensión y respaldo del padre obispo y sus delegados episcopales.

La señora Francisca Unquén fue reconocida en su comunidad por esa sabiduría humilde que no busca protagonismo, por su modesta y constante presencia, desde los orígenes hasta sus últimos días con su quebrantada salud.



El domingo 25 de septiembre de 2011, asistió al desfile diocesano del "Día de oración por Chile" en honor de la Virgen del Carmen. En ese marco celebrativo, la señora Francisca recibió la condecoración "Díscípulos - Misioneros" de manos de monseñor Bernardo Bastres F. en nombre de toda la comunidad católica.

Cuando otros pasaron; ella siguió participando, como fiel discípula del Nazareno, de su eucaristía dominical en el santuario o recibiéndola de manos de los ministros en su casa donde falleció en la madrugada de este domingo 6 de octubre. El viernes, había cumplido 80 años de edad.

¡Señora Francisca, descanse en Paz!


EL TESTAMENTO DE DOÑA FRANCISCA UNQUÉN U.