27 enero, 2019

Proclamando Libertad a los Cautivos


En la Iglesia oímos con frecuencia la palabra “salvación” o “redención”. 

Estas palabras técnicas suenan difíciles y lejanas. Jesús, cuyo nombre significa “Dios Salva”, nos aclara hoy lo que significa esta palabra “salvar”: Vino para traernos libertad, liberación, de todo lo que nos aliena de Dios y de la gente, y vino también para hacernos capaces de liberarnos unos a otros. 

Ciertamente hemos sido creados y hemos nacido para ser libres. 

Ésta es la Buena Noticia que él nos trae. 

Dejemos que Jesús, que está aquí en medio de nosotros, nos haga libres, hijos e hijas de Dios. 





20 enero, 2019

Una Fiesta de Matrimonio


   En las bodas de Caná, su primer signo.

Cuando dos jóvenes comienzan juntos un viaje hacia la aventura de una vida matrimonial, están afirmando que creen el uno en el otro; que creen en el amor, en la vida, en el futuro. 

Éste es el  mensaje que nos da Dios hoy. 

Él se ha entregado a sí mismo a nosotros, su pueblo, en una alianza de amor, tan hermosa y duradera  como la del matrimonio, cuando su Hijo se hizo hombre en la persona de Jesús.


En él se nos ha dado a sí mismo para siempre, para lo mejor y para lo peor, aceptando que su Hijo entregara su vida por nosotros, para que tengamos vida. 

Él sigue transformando para nosotros el agua de nuestra rutina  y de los fracasos de nuestra existencia en vino abundante de alegría. 

Y el mejor vino se reservará para el fin, para la felicidad eterna. 

En cada eucaristía Jesús  transforma para nosotros el pan y el vino en alimento y bebida de vida.




08 enero, 2019

DOMINGO DEL BAUTISMO DEL SEÑOR



Mi Hijo Amado, Mi Predilecto.

Sintiendo todavía el espíritu de la Navidad, celebramos hoy el Bautismo del Señor.

En la Navidad, Jesús se manifestó como un niño, pero era ciertamente el Hijo de Dios.

En la fiesta de Epifanía se manifestó a sí  mismo a los gentiles como el Salvador de todas las personas y de todos los pueblos.

Hoy, en la fiesta de su Bautismo, se nos revela como el Hijo amado intensamente por el Padre, acogiendo al Espíritu Santo que viene a morar en él y a guiarle en su nueva misión pública.

Ahora ya puede comenzar abiertamente su misión.

En este domingo pedimos al Señor que nos haga conscientes de cómo también nosotros, por medio de nuestro propio bautismo, somos hijas e hijos queridos del Padre, y cómo el fuego del Espíritu debería inflamarnos para continuar la misma misión de Jesús.







06 enero, 2019

EPIFANÍA DEL SEÑOR - DÍA DE REYES



"Buena Noticia para todos los pueblos y culturas"

La celebración de Epifanía, que significa “manifestación”, es para nosotros como una segunda Navidad.

La fecha original en el calendario litúrgico es el 6 de enero, conocida en Chile como "Pascua de los Negros". Por no ser feriado en nuestro país, la celebración en la comunidad cristiana, la trasladamos al domingo. 

La Epifanía es en realidad, la Navidad de las Iglesias Orientales. 

Esta fiesta proclama que Jesús Niño pertenece y se entrega al mundo entero como su Salvador. 

Con los Magos, el mundo entero trae a Jesús su variedad de  dones:  sus culturas, sus muchas peculiaridades, sus diferentes identidades. 

Y nosotros aquí y ahora, al igual que las gentes de otras naciones, le traemos el don de nosotros mismos: nuestra fe, nuestro propósito de fidelidad, nuestro amor y entusiasmo misionero para que todos lo conozcan, lo amen y lo sigan. 

Que al encontrarnos con Jesús este domingo renovemos nuestra alegría de ser sus discípulos enviados y la capacidad de descubrirlo diariamente en la oración y en los hermanos, especialmente en los más pobres.


El EVANGELIO de la Epifanía

30 diciembre, 2018

LA SAGRADA FAMILIA DE JESÚS, MARÍA Y JOSÉ.


Ocupado en los Asuntos del Padre

Quizás sea difícil para nosotros imaginar que Jesús, Hijo mismo de Dios, fuera realmente humano, que crecía no sólo físicamente, sino que también iba madurando como persona, y descubría poco a poco  la conciencia de sí mismo, quién era él mismo.

Desde luego, la Sagrada Familia entera buscó siempre hacer la voluntad de Dios, pero hoy vemos a Jesús afirmar que ha tomado conciencia de que tiene una relación especialmente íntima con el Padre y que lo que realmente importa para él es la voluntad amorosa de Dios.

¿Es eso también para nosotros realmente lo más importante, y no habríamos de crecer en nuestra intimidad con Dios?

Que Jesús en este último domingo del año nos ayude a madurar totalmente  en el amor a Dios.

24 diciembre, 2018

NAVIDAD DE N. S. J. C.


EL SEÑOR ESTÁ AQUÍ PARA HACERNOS LIBRES

La promesa hecha por el Señor se cumplía finalmente con el nacimiento de Jesús…

Dios libera a su pueblo, nada menos que por medio de su propio Hijo.

¿Fue finalmente cumplida la promesa?

Era el principio del cumplimiento.

Todos los elementos estaban allí presentes para hacerla real y efectiva, excepto el pueblo que tendría que ponerla en práctica.

Porque Dios nos creó libres, y eso significa que confía en nosotros, en nuestra aceptación y colaboración, en nuestro amor como respuesta a su amor.

Tenemos que facilitar a Dios el que pueda hacer que se hagan realidad entre nosotros su paz y amor.

Con y por medio de Jesús.

Por eso Jesús vino a nosotros como uno de nosotros.

“Aquí estoy, humano como ustedes. Mírenme y vean cómo se deben hacer las cosas. Háganlas conmigo. Yo estoy y permanezco con ustedes para darles fuerza. Vengan, comencemos. ¡Ahora ya!”.



18 diciembre, 2018

DOMINGO 4º DE ADVIENTO


Dios Visita a su Pueblo

Nuestro mundo está lleno de gente humilde, que vive en oscuros pueblecitos, y sin embargo algunas personas como ésas  han cambiado el curso de este mundo.

Dentro de la historia de la Iglesia honramos hoy a la primera persona que procede de ese medio ambiente ordinario.

Una frase sencilla suya, un humilde “Sí”, cambió el curso del mundo y de la futura Iglesia.

Con la canción popular preguntaremos: “¿Quién será la mujer…?”  Ella es María. 

Su SÍ a Dios, su “Heme aquí”, le dio a ella y a nosotros a Jesús, el Hijo de Dios.

Ello hizo posible el “Aquí estoy, vengo para hacer tu voluntad” de Jesús. 

El SÍ  de María y el de Jesús nos llama a nosotros y a toda la Iglesia hoy a dar nuestro SÍ incondicional a Dios.

Pidamos en la eucaristía que  podamos unirnos a Jesús y a María en su SÍ. 

Y de ese modo podremos cambiar el curso del mundo hoy.

16 diciembre, 2018

DOMINGO 3º DE ADVIENTO



Llamados a Estar Siempre Alegres

Con demasiada frecuencia estamos o nos sentimos tristes.

En este Tercer Domingo de Adviento la liturgia nos habla precisamente de  Dios como el Señor de la danza.

El  Señor se siente feliz por venir a nosotros: “Él danzará con gritos de alegría por ustedes,  como en un día de festival”. 

Para el Señor, el estar con nosotros es una auténtica fiesta. 

¿Es una fiesta también para nosotros el estar con él?

Abrámonos a la alegría de la venida y de la presencia duradera del Señor entre nosotros.

Él viene a nosotros con su paz, su amor y su perdón, no solamente en la gran fiesta de Navidad, sino en cada eucaristía y cada día, cuando estamos dispuestos a hacer crecer en nosotros y en nuestro mundo el amor y la paz de Dios.





09 diciembre, 2018

SIGNOS DE ESPERANZA



Domingo 2º de Adviento

El Concilio Vaticano II ha restaurado el sentido del Adviento, cambiándolo de un tiempo de penitencia y conversión a su objetivo original: un tiempo de ESPERANZA.

En Adviento recordamos la venida de Cristo, y nos percatamos de que él tiene que venir más profundamente a nuestra Iglesia y a nuestro mundo.

Para disponernos a hacer esto, necesitamos conversión, naturalmente; pero más especialmente necesitamos esperanza de que, a pesar de tener todo en contra, este reino vendrá y se instaurará.

Para profundizar esa esperanza, tenemos que aprender a percibir los signos, que nos desvelan que lo que anhelamos está ya presente entre nosotros.


Que nuestro Señor abra nuestros ojos para percibir signos en nuestra vida.













02 diciembre, 2018

Vigilantes, pero no con Miedo…

Domingo 1º de adviento


Mucha gente en el mundo está sentada en la oscuridad del hambre, del sufrimiento, de la violencia.

Y a pesar de ello, si somos Pueblo de Dios,  mantenemos indestructible la esperanza de que la verdad, la bondad y la justicia prevalecerán un día, porque creemos que Cristo nuestro Señor ha venido y vive entre nosotros.


Luchamos, sabemos que el camino es escabroso, pero el Señor viene con nosotros y nos dice: Ven conmigo, sirve conmigo, ama conmigo, comparte y date a ti mismo conmigo,  y así tú serás mejor, y  la Iglesia y el mundo serán también mejores. 


Evangelio del domingo 1º de adviento - ciclo C



EL AMIGO DE LA FAMILIA 2 di... by on Scribd
        

25 noviembre, 2018

Un Rey diferente, como Ninguno


La palabra “Rey” nos remite a poder, riquezas, esplendor.

En la fiesta de hoy de Cristo Rey, ¿qué clase de rey se nos presenta?

Un hombre que lleva  una corona de espinas, vestido con un manto de púrpura para mofarse de él, y de pie como un criminal acusado ante Pilatos, quien representa a los poderes del mundo.

¿Dónde se puede encontrar el verdadero poder de Cristo como Rey?

En la verdad del poder del amor de Dios, para el que Cristo vino a testificar, amando hasta el fin con auténtica actitud de servicio. Dios Padre nos ama totalmente en su Hijo Jesús.


Por eso Jesús es nuestro Señor y Rey.


Evangelio para el día de Cristo Rey 2018



18 noviembre, 2018

Esperanza en un Mundo Nuevo

   
Algunas partes de la Sagrada  Escritura, como las lecturas de hoy, hablan de calamidades y desastres, como signos de un mundo viejo ya que se  desmorona, y de Jesús que viene como juez.

La televisión de hoy y otros medios de comunicación traen a  nuestros hogares los desastres, la violencia y el sufrimiento del mundo entero; y la gente se pregunta: ¿A dónde nos va a llevar todo esto?

Estos son para nosotros hoy signos de que el mundo en el que vivimos está en decadencia, pero no deberíamos pasar por alto los signos positivos: deseos y esfuerzo de paz y de un mundo más justo,  razonable y unificado, el derrumbe de tiranías a diestra y siniestra.


Como brotes de nuevas ramas en un árbol, hay signos de esperanza en un mundo nuevo que está creciendo, y de esperanza en la venida de Dios entre nosotros, su pueblo. Celebremos esa esperanza en  la reunión dominical de la familia cristiana.


El Evangelio para este domingo